miércoles, junio 22, 2005

Cuando el tiempo pasa tan deprisa que ni nos da tiempo a respirar,
cuando ves a la Muerte danzar ante tus ojos sonriente
y piensas que viene a por ti...
Aprietas la mandíbula con fuerza para hacerla retroceder
contienes la respiración esperando el terrible e inevitable momento...
y nada ocurre.
Y entonces uno abre os ojos despacio y observa a su alrededor
para encontrar que la negra señora pasó a su lado
y a quien se llevó no fue a uno mismo
si no a tu hijo recién nacido hacía dos horas.


0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

Free Counter
Online Degree Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.